miércoles, 4 de marzo de 2015

313.- EL ENTREGUAL - RIOCALIENTE (LLANES)

José Antonio Bulnes González, como otros muchos de la época, emigró joven a México y hacia 1844 abrió un modesto comercio en el pueblo de Pichucalco, en la frontera entre los estados de Tabasco y Chiapas. Contrajo matrimonio con Andrea Zaso, hija de un rico propietario, que falleció ahogada al poco tiempo heredando él su fortuna. Como los negocios le iban bien, diez años después, llamó a sus sobrinos Antonino (1848) y Canuto Bulnes Cuanda para que le ayudaran. Además les concertó el matrimonio con Enriqueta y Felícitas, hijas del propietario portugués Manuel Tavares Silva
Canuto Bulnes se estableció como comerciante en San Juan Bautista, capital del estado de Tabasco. Al constatar la rentabilidad de la explotación de maderas preciosas como la caoba, el cedro o el palo de tinte, decidió junto a su hermano Antonino sumarse a dicho negocio. En poco tiempo los hermanos Bulnes se hicieron con una buena parte del negocio maderero. Pero fueron conscientes que si no se establecían medios adecuados para el transporte y almacenaje el negocio no crecía y por ello Canuto se ocupó del transporte y la distribución. Crearon una línea de vapores fluviales así como la Compañía de Tranvías y Transportes de Tabasco. Los negocios iban tan bien que llegaron a comprar el río Jataté y el Desierto de la Soledad. En esta época, tan buena para la familia, llega José Bulnes Villanueva a México con 21 años, era primo de los hermanos Bulnes y trabajará con ellos en la empresa maderera “Casa Bulnes”. Tuvieron problemas e incluso de tipo judicial y hasta un motín de sus trabajadores, pero Canuto fue capaz de superarlos y en 1981 creó una nueva razón social “Bulnes hermanos Sucesores” en la que entraron a formar parte José Bulnes Villanueva e Isidro Valle Bulnes. En 1892, a los 56 años, falleció Canuto y en 1895 la sociedad se disolvió transformándose en “Bulnes Hermanos Sucesores” en la que también participaba José Bulnes.
Don José se responsabilizó de la explotación de los cortes de las cuencas de los ríos Jataté, Chocoljá y Santo Domingo y del arreo de las trozas por los ríos Lacantún y Usumacinta. Tras más de 30 años en puestos de responsabilidad en 1912 regresó a España.

En su Riocaliente natal D. José en 1906 encargó al maestro de obras Tomás González, natural de Nueva, la construcción de esta casa cuyo nombre “Entregual” significa entre aguas al ser la zona muy húmeda .Fue su residencia de veraneo hasta que se instaló definitivamente en ella en 1912. Se casó con su sobrina Ramona Villanueva Bulnes con la que no tuvo hijos. Murió en Santander en un viaje de regreso a México, en cambio su mujer falleció en ella. Por herencia pasó a sus sobrinos, hijos de un hermano y  una hermana de Ramona. Posteriormente fue vendida a Antonio Palau Fernández, nacido en La Bañeza el 30 de abril de 1914, polifacético artista y pedagogo ya que entre otras cosas fue maestro nacional, doctor en Derecho, escritor, pedagogo, pintor y escultor de enorme prestigio. Publicó el estudio artístico «Espíritu y técnica del color y la forma» y una «Guía Monumental y del Turismo de Asturias». En 1992 se le concedió la Cruz de Alfonso X el Sabio y falleció en Oviedo el 23 de junio del 2001, cuando contaba 87 años de edad. En la actualidad la casa pertenece a sus descendientes.
Fuentes principales: 
“Una arquitectura de distinción” de Marta Llavona Campo
Artículo en Lne “Canuto Bulnes, en laselva Lacandona”  de Ignacio Gracia Noriega









En estas fotografías antiguas de La Fototeca de Asturias aparece un José Bulnes, no puedo asegurar  que se trate de la misma persona.
 El gobernador del Estado  de Tabasco General Abraham Bandala Patiño y José Bulnes presidente del Consejo del Ferrocarril Central Tabasqueño
En el reverso de la fotografía aparece manuscrito "Mister José Bulnes"

viernes, 6 de febrero de 2015

312.- EL PEDRERO O CASA DE LEO - RIOCALIENTE (LLANES)

Junto al rio San Miguel en Riocaliente, parroquia de Santa Eulalia de Ardisana, Benito Buergo Peláez (1868) mandó construir esta casa en 1911. A los 21 años había emigrado a México donde hizo fortuna con una fábrica de baúles y almacenes de pienso. Se casó con Josefa Valle Bulnes, sobrina del también indiano José Bulnes. Tras la boda fijaron su residencia en Riocaliente de donde eran ambos originarios. Tuvieron tres hijos: Manuel (casado con Rosario Mateo), Fernando (casado con Ana Mª Villanueva Turanzas) y Leonor que fue quien vivió en la casa tras la muerte de sus padres. En la actualidad pertenece a unos sobrinos
Fuente principal: “Una arquitectura de distinción” de Marta Llavona Campo










martes, 13 de enero de 2015

311.- CASA DE FRANCISCO GARCÍA POLA - LA MADALENA DE CORRES (AVILÉS)

Casa de estilo montañés construida hacia los años veinte del pasado siglo por Francisco García Pola Rodríguez (1886), hijo menor del matrimonio formado por José Manuel García Pola Cueto (1837) y Florentina (Flora) Rodríguez López (1845). Flora fue la heredera de José Rodríguez López, el del establecimiento “El Palacio de Cristal” de La Habana, y en el que trabajaron sus hijos entre ellos Francisco que fue quien más dinero aportó a la familia. Éste estuvo casado con María Dolores Larrañaga Ruiz-Gómez († Madrid 1970) con la que no tuvo hijos. Mencionar que D. Francisco aparece como presidente del Real Avilés Club de Fútbol en los periodos 1925-1927 y 1939-1940.
La casa está situada en el barrio de La Madalena a escasos metros de la casa familiar, mencionada en la entrada anterior, y en la actualidad es una guardería, no conservando su interior original.










La antigua casa del chófer a la entrada

domingo, 30 de noviembre de 2014

310.- CASA DE LOS GARCÍA POLA - LA MADALENA DE CORROS (AVILÉS)

José Rodríguez López nació en la parroquia de La Magdalena (hoy Madalena de Corros) de Avilés, hijo de Francisco Rodríguez y Ramona López. Eran tiempos duros y al ser padres de bastantes hijos los dos hermanos mayores Manuel y José emigraron a Cuba con la esperanza de labrarse un futuro dedicándose al comercio. José parece que tenía dotes empresariales así que logró un pequeño capital que invirtió en abrir una tienda de telas en la calle Mercaderes de la Habana con el nombre comercial de “El Palacio de Cristal” rememorando “The Crystal Palace” construido en Londres para albergar La Gran Exposición Universal de 1851. El negocio consistía inicialmente en la importación de tejidos y sedas de Europa llegando en sus últimos años a fabricar sus propios productos como sábanas “Palacio”, pantalones “Comander” y guayaberas “Comodoro”. Al ir prosperando el local se les quedó pequeño y se trasladó a la calle La Muralla y finalmente en 1923 a la calle Aguiar. El Palacio de Cristal era el típico establecimiento regentado por asturianos por el que fueron pasando todo un repertorio de socios, casi todos parientes o vinculados por relaciones de antigua vecindad, desde el primer socio de apellido Álvarez hasta José y Germán González o los García Pola, pasando por José Antonio Rodríguez Fernández (1881)(en alguna fuente lo cita como hijo de D. José y que llegó a ser alcalde de Avilés en 1924) y su primo Servando Ovies Rodríguez (1876-1912)que fue una de las víctimas de la tragedia del Titanic. El Palacio cerró sus puertas en 1959.
José Rodríguez López al jubilarse regresó a Asturias y según me cuentan sus descendientes nunca se casó. Tras su fallecimiento su hermana Florentina (Flora) Rodríguez López (1845) que estaba casada con José Manuel García Pola Cueto (1837) fue su heredera. El matrimonio tuvo 8 hijos: Josefa (1872), Servando (1874), María (1875), Emilio (1877), Alicia (1879), Concepción (1881), Ramona (1883) y Francisco (1886). De la dirección del negocio se hizo cargo el hijo mayor Servando Rodríguez García Pola que era quien aportaba la mayor parte del dinero a la familia. Francisco el menor de los hijos también participo en los negocios familiares.
La casa parece ser que la aportó al matrimonio José Manuel García Pola y en ella vivió la familia. EL primero en fallecer fue D. José Manuel y años después de su viuda Dª Flora por lo que en ésta se quedaron los hijos solteros Servando, María que es la que llevaba la casa, Emilio que debido a una enfermedad infantil estaba medio paralitico y Concepción que tenía algún trastorno mental. La casa tenía a su alrededor una enorme extensión de terreno que llegaba incluso hasta los aledaños del parque de Ferrera y que en su mayoría fueron expropiados durante la dictadura franquista para la expansión de Avilés. Detrás de la casa estaba la cuadra ya que se dedicaban a la explotación ganadera, siendo de ellos también los edificios colindantes donde vivían los trabajadores. He encontrado una reseña de “La Suiza Avilesina” que era una fábrica de productos lácteos fundada en 1916 por la familia García-Pola y estaba situada en La Magdalena siendo conocida popularmente como “La Mantequera”. Dª Flora sufragó la construcción de la casa del cura así como de la “Calleja de la Viuda” que atravesaba su propiedad para que los avilesinos pudieran acercarse al cementerio sin tener que dar un gran rodeo. Tras el fallecimiento de los hijos solteros la casa se donó o mal vendió a la iglesia para ser utilizada en diversas actividades parroquiales como la catequesis. En esa época tras un arreglo del tejado la preciosa torre con cristales de colores que tenía fue suprimida.













http://www.todocoleccion.net/
 http://www.grufia.com/
Foto: www.lne.es

domingo, 19 de octubre de 2014

309.- CASA DE JOSÉ MENÉNDEZ - MIRANDA (AVILÉS)

Don José  Menéndez  nació en la parroquia de Miranda, el día 2 de noviembre de 1846 en esta casa de aldea que posteriormente, a instancia suya, fue reformada por sus sobrinos Paulino Valdés y Araceli Menéndez y cuyo resultado pareció no agradarle.  Fue uno de los siete hijos que tuvo el matrimonio formado por Manuel Menéndez-Cañedo Álvarez, natural de Peñaflor (Grado) y María Menéndez Granda, natural de Miranda, conocidos en el pueblo por el apodo de "Los Zancos".
A mediados de 1860 salió del puerto de Avilés con rumbo a Cuba en  el velero "La Francisca". En la capital cubana fijó su residencia y empezó a trabajar como dependiente de una joyería, donde permaneció seis años. Posteriormente, ya empleado en una casa de cereales de Chile, hubo de desplazarse por cuestiones de trabajo a Punta Arenas (ciudad y puerto del extremo austral chileno, considerada como la capital de la Patagonia por motivos históricos, sociales, estratégicos). Hacia 1866 se desplazó a Buenos Aires donde trabajó de tenedor de libros en la ferretería de Corti Riva & Cía. y a la vez en la de Etchart & Cía, ambas ferreterías especializadas en efectos navales. La teneduría de libros era, por entonces, uno de los puestos mejor retribuidos de modo que no le fue difícil juntar unos ahorros.
Durante estos años conoció a una joven uruguaya  María Behety Chapital, descendiente de  franceses, con la que contrajo matrimonio el día 19 de marzo de 1873, su joven esposa contaba 20 años y él 27.
Se instalaron en 1875 en Punta Arenas, considerada la «Capital de la "Patagonia  Austral" donde  empezó a relacionarse con los comerciantes instalados en la región. En 1877 tuvo lugar un hecho trágico para toda la colonia y de modo especial para la familia Menéndez-Behety, "la sublevación de los artilleros". Debido a la tirantez fronteriza entre Chile y Argentina muchos creyeron que se trataba de una invasión por parte de Argentina pero un cabo de artillería llamado José Antonio Riquelme y el sargento Isaac Pozo habían sublevado a la guarnición y a los presos. En la revuelta Doña Mariquita, la esposa de José Menéndez, fue alcanzada y malherida en una pierna. Mientras ocurría esto José Menéndez se hallaba de viaje en Montevideo. Cuando regresó, terminada la asonada halló que su casa estaba totalmente destruida, sus hijos atemorizados y a su mujer habían tenido que amputarle la pierna para salvarle la vida. Su hija menor  María como consecuencia de aquellos días vividos a la intemperie y deficientemente alimentada, enfermó y, cuando apenas contaba nueve meses, falleció.
D. José  regresó a Valparaíso invirtiendo todos sus ahorros en material y mercancía con los que abrió un almacén dando comienzo a una nueva etapa en Punta Arenas.
En 1879 el territorio de Chubut pasó a ser territorio de la República Argentina. En estas contiendas el gobierno pagaba que iban siendo comprados por D. José para su posterior explotación. Durante diez años emprendió la tarea de adquirir terrenos.
En 1880 después de varias tentativas frustradas Menéndez compró una partida de 500 ovejas,  con esta adquisición se puede afirmar que empezó el despegue económico de Menéndez. Disponía de pastos de invierno y de verano en proporción adecuada para salvar la vida, lana y carne de las ovejas haciendo rentable su explotación. En pocos años levantó en San Gregorio (provincia del Chubut) 42 edificios de todo tipo, construyó sobre el mar un muelle de 200 metros, un tenderal para 10.000 cueros, una línea férrea de 14 km, una aguada artificial, baños de ovejas, graserías, etc. Poco a poco las pampas se fueron poblando de miles de ovejas. A su muerte en San Gregorio se contabilizaban más de 140.000 cabezas. Al mismo tiempo que atendía el almacén durante estos meses de 1880 abrió un nuevo negocio: el Hotel del Puerto. Las ganancias del hotel las inviertía en una nueva empresa: un aserradero y barraca de maderas que con el tiempo llegaría a ser una boyante empresa.
Su primer viaje a España tuvo lugar el año 1886 y en 1894 realiza su segundo viaje acompañado de su esposa y de su hija Josefina que acaba de contraer matrimonio con el terrateniente Mauricio Braun. Cuando regresa a Buenos Aires se entera que están en venta los bienes de sucesión de un conocido aventurero, haciéndose con ellos con lo que empezaba a ponerse en marcha sobre una superficie de 80.000 hectáreas, la planificación y explotación de la Primera Argentina, nombre con que bautizó este primer ensayo de colonización en tierra de Fuego y que luego se llamaría José Menéndez. En 1899 se hace con nuevos lotes al norte y sur del Río Grande para ampliar con los del sur la Primera Argentina y con los del norte formar una nueva estancia que llamaría Segunda Argentina, hoy María Behety.
En 1910 hace el quinto viaje a España en el  que visita lo más importante de Asturias, pero sobre todo recorrió los centros benéficos y culturales de Miranda y Avilés dejando copiosos donativos.
La industria ganadera, que había empezado con la adquisición de aquellas 500 ovejas importadas alcanzaba el millón de ovejas a la muerte de José.
Su primer barco fue un velero de nombre "Rayo" y un vapor de pequeño calado, el "San Gregorio" siendo el primero en iniciar el cabotaje de Tierra de Fuego y del Estrecho de Magallanes. Esto sólo fue el comienzo de la famosa empresa naviera "Menéndez Behety" a la que pertenecían medio centenar de vapores cuya primera letra debía ser una A en recuerdo de su tierra Asturias y Avilés. La empresa fue creciendo y la flota de barcos aumentando y ampliando sus servicios.
Aunque sus viajes a la ciudad eran frecuentes no podía disfrutar como él quería de todas sus ventajas, por eso la familia decide instalarse de nuevo y definitivamente en Buenos Aires para lo cual manda construir una hermosa morada en la calle Santa Fe, nº 3681. Allí fallecerá doña María Behety a los 54 años, el 24 de noviembre de 1908.
En 1909 reparte la herencia entre sus hijos, quedándose él con una parte. En 1911 funda y preside en Punta Arenas  la “Sociedad Importadora Exportadora de la Patagonia” que 1940 contaría con 24 sucursales por todos los puertos y centros importantes de la Patagonia y Tierra del Fuego, teniendo su sede central en Buenos Aires.
A los setenta y dos años estando en Valparaíso se siente enfermo. Un quiste en el hígado le está dañando seriamente la salud, y zarpa de inmediato hacia Buenos Aires, pero contraviniendo la voluntad de sus médicos quiere hacer escala en cada puerto de la Patagonia acaso como un último adiós a aquellas tierras que él amaba tanto y que gracias a su tesón alcanzaron extraordinario desarrollo.
D. José Menéndez, "el rey de la Patagonia", falleció en Buenos Aires el día 24 de abril de 1918.
El gobierno español le otorgó los títulos de Caballero de la Orden de Isabel la Católica, Caballero de la Real Orden de Carlos III, medalla de primera clase del Mérito Naval. Sin embargo declinó el ofrecimiento que se le brindaba de ostentar un título nobiliario.
Fue generoso con su pueblo natal financiando la construcción de una escuela en Miranda y donando dinero para diversas obras de beneficencia entre otras para el Hospital de Avilés y el Asilo de Ancianos
Texto resumen de:
 http://www.viarural.com.ar/viarural.com.ar/servicios/turismorural/turismoregionpatagonica/maribety/fundador.htm
Este año se ha publicado el libro “Menéndez, rey de la Patagonia” (Editorial Catalonia), del historiador español José Luis Alonso Marchante, donde narra cómo José Menéndez, inmigrante asturiano, junto a otros pioneros, se apoderó de manera fraudulenta de miles de hectáreas en la Patagonia chilena y argentina.
Además el libro da cuenta de cómo Menéndez participó en el exterminio de los pueblos originarios de Tierra del Fuego.





D. José Menéndez Menéndez
D. José junto a su esposa María Behety Chapital






PANTEÓN DE LOS MENÉNDEZ -BEHETY  EN PUNTA ARENAS (CHILE)
Palacio José Menéndez